Basta con verse al espejo para pajearse


Basta con verse al espejo para pajearse ya que con esas tetorras de maravilla incita a darse autoplacer. La pedazo de camión que sos no te deja disimular tu narcisismo. Una yegua para mamarse los dedos que hasta el día de hoy no conocía. En solitario es donde vos haces cosas de las que no cuentas a nadie, de igual manera es esta yegua rubia. Con aquella pocholita que trae, ademas de ese consolador eléctrico, se podría hacer una emparrillada. Esos cubrecamas rojos suben el calor en pleno Enero, si vos no sos crédulo apuntate que no es falacia.
Agradezcanme luego por tremenda actriz porno que les he traído.