Dos pollas, un ojete


Dos pollas, un ojete para la rubia con coño rosado, bien culona y unas tetas de lujo. La muy maldita parece ser enfermera y se le ve follando en una de las salas. Dejándose penetrar por ese culaso fogoso. Bien linda que esta la zorra que se nota a leguas que lo disfruta con todo su ser. No le basta una, ella quiere la sensación mejor posible. Es increíble, podría curar a los enfermos follándoselos de dos a dos, o quien sabe, quizás pueda desde tres a cinco en una sola habitación. Os va a encantar, se los aseguro amigos míos.