La clienta habitual vuelve por otro polvo


La clienta habitual vuelve por otro polvo e inmediata se encima a su masajista preferido. Las grandes domingas con piercings os dará ganas de comerselas y echarle vuestra lechita. Antes de llegar al punto del polvete, porque eso buscaba, un aceite de áloe en todo el coñito. Para el que le gusten las rubias con pechos buenos, sería una selección vital. Lo genial es que nunca los pillan, a pesar de lo grande del local.