Madura infiel chinga el vecino de verga larga


Madura infiel chinga el vecino de verga larga quien va y le toca la puerta de su hogar. Pensaba que buscaba al hijo, cuando le dice que era a ella su facetacon sonrisa de bastarda sale a la luz. Le comenta lo hermosa que es y lo asombrosa también. Sus pensamientos iban entre déjalo entrar eres su crush desde los 15 mientras repetia a si misma ¿que haces?. Tomando el paso hacia el sofa con su blusa desprendida a medias, hace notar sus tetas plásticas. Piensas que soy linda? -instigadora emitía, pues lengua centro y besos pa cuerdas. Apártense de su escritorio porque con esta zorra madura soltaran leche a millones jejjaja.