Papi castiga mi melocotón cubano


Papi castiga mi melocotón cubano y vente en el para cuando ya no la puedas dejar dentro. Está de más decirles lo que quería no?. La maldita bien buena pudo sujetar el móvil de su tipejo con sus zukulentas nalgutas. Con eso ya casi sabrán lo que ha de caber en ese espacio tan amplio y suave. En Miami se ven éstas guapitas, pero con mucha normalidad. Tómate unas vacaciones, talvez te lleves a una a un motel.